Reseña de Huziel

domingo, 30 de julio de 2017


Título: Huziel significa te quiero
Autor/a: Rocío Carmona.
Editorial: La Galera.
Nº Págs: 384
Precio: 17,26/ 17,95€
Sinopsis:
Zoe es una tímida estudiante universitaria que decide preparar un trabajo sobre la lengua que se hablaba en la antigua Atlántida. Para ello contacta con un chico que afirma cantar en atlante. Averiguará que el chico está encerrado en un extraño sanatorio en el que es el único paciente, y que afirma haber sido un atlante él mismo aunque no recuerda los detalles. Es una historia increíble, pero Zoe empieza a averiguar cosas que le hacen sospechar que no se trate de una fantasía. A la vez, alguien empieza a seguirla con claras malas intenciones: queda claro que ella no es la única interesada en sus secretos.
*Muchas gracias a la editorial* 
SOBRE LA AUTORA...

Rocío Carmona, escritora, editora y cantante española, Rocío Carmona es vocalista en el grupo musical Nikosia, una banda que nació en el barrio de Gràcia de Barcelona de la mano de Francesc Miralles.
Gran lectora de novelas de amor, en 2011 publicó su primer libro, La gramática del amor, una novela juvenil con guiños románticos y de aventura.
Estamos acostumbrados a que algunos libros acaben en la gran pantalla, pero pocas veces ocurre que el título de una canción se acabe convirtiendo en libro. Este es precisamente el caso de La gramática del amor, una novela que nació de uno de los temas estrella del grupo Nikosia. 


Antes de nada, me gustaría aclarar que no voy a volver al blog. Tan sólo vuelvo a publicar para hacer las reseñas que tenía pendientes de los libros que me enviaron las editoriales. Varios factores se me juntaron y, aunque tenía pensado publicar las entradas el año pasado, me fue imposible, por lo que las publicaré ahora.

Antes de comenzar con la reseña, quiero mencionar que la edición del libro es preciosa. Y no sólo me refiero al exterior, sino también al interior: en el comienzo de cada uno de los capítulos se puede encontrar una ilustración relacionada con el mar (me parece que todas ellas son distintos tipos de caracolas).

Uno de los problemas que tuve con este libro es su simplicidad, pues durante todo el libro la autora está tratando temas (el circo, el acoso escolar, las enfermedades mentales, la violación...) pero ninguno de ellos tiene un buen tratamiento; se acaba quedando en la superficie y no ahonda en nada. Es como si quisiese tratar muchas cosas pero, al final, acaba con unas ideas que no se han pulido. En los siguientes párrafos explicaré con más profundidad las razones por las que no están correctamente tratadas, aunque en líneas generales es debido a que falla en transmitir los sentimientos y el ambiente.

Zoe desde el principio nos revela que ella padece de distimia; es decir, algo parecido a la depresión, pero menos grave. ¿En qué se diferencian? Bueno, principalmente en que una persona que padece depresión tiene pensamientos recurrentes de suicidio y una persona con distimia es raro que los tenga. Además, es más fácil que una persona con distimia pueda seguir con su vida que una persona con depresión, es por ello por lo que es más conocida la depresión que la distimia. Tampoco os creáis que la distimia es algo leve o que es una tontería, ¡para nada! Simplemente una depresión es aún peor, pero eso no quiere decir que la distimia no afecte al día a día de la persona que la padece; la persona se vuelve pesimista, tiene problemas para conciliar el sueño, no tiene ganas de hacer nada, se ve incapaz de tomar decisiones y la falta de autoestima se hace clara. Pero, vamos a ver, en ningún momento me pareció creíble que Zoe sufriese la enfermedad. Aunque pueda parecer frío, leí todo el libro sin sentir su sufrimiento o la desgarradora soledad e incomprensión que ella asegura. ¿El problema? No se MUESTRA, se CUENTA. De hecho, como ya he mencionado, es la propia protagonista quien desvela su enfermedad y no nos deja tiempo siquiera para percatarnos por nosotros mismos. Tampoco se describe correctamente qué siente cuando está en clase. Soy incapaz de sentir esa incomodidad cuando ella está en clase, esa falta de ganas, esa sensación de estar sola y no tener a nadie. NO LO VEO, y me parece que la autora debería haber omitido el tratamiento de este tema porque está tan mal llevado que no tiene sentido. En cuanto Zoe conoce a Gaiador, parece que la distimia se esfuma como por arte de magia (aunque antes tampoco es que me lo creyese demasiado). Ni la depresión ni la distimia se curan así como así: duran años y, aun así, lo normal es que nunca desaparezcan por completo; ¡y no solo eso!, tienden a empeorar con el tiempo.

Parece que la gente confunde la depresión o la distimia con simple tristeza, y no, de verdad, es más que eso. En el caso de la depresión, es una enfermedad destructiva que agota a la persona y la deja atrapada en un profundo abismo del que no ve una salida, por lo que acaba teniendo pensamientos recurrentes de suicidio; y en el de la distimia, la persona se vuelve incapaz de confiar en sí misma y se hunde por no encontrar nada que llene sus días, por lo que empieza a experimentar dificultades para concentrarse y comienza a tener ansiedad. Sé que ninguna de las dos enfermedades son fáciles de tratar en un libro. Al fin y al cabo, las personas que las sufren ni siquiera muestran que están mal, tienden a ocultarlo (aunque a momentos hay frases o actos que pueden mostrar lo que está sufriendo por dentro) porque hasta la propia sociedad se ha encargado de disminuir la importancia de ambas enfermedades y burlarse de ellas, como si las personas que las padeciesen no fuesen más que unos exagerados y unos vagos, además de que mucha gente se niega a aceptar que tiene una enfermedad y sigue intentando seguir con sus vidas. Y encima esté libro está enfocado en el romance, por lo que me parecía el tema de la distimia más un adorno que un tema tratado seriamente.
Si me interesé por Huziel, fue porque pensé que este libro iba a ser más maduro, pues cuenta con una protagonista que está estudiando en la Universidad y, en especial, trata un tema como el acoso. Y, como me enteré cuando comencé el libro, de la distimia.

Sé que a muchas personas les gusta que un libro tenga extractos de chats o de correos electrónicos, pero a mí no. Siento que es algo muy innecesario y que para lo único que sirve es para rellenar. Como os podéis imaginar, este libro tiene dichos extractos (lo que no me hizo mucha gracia), pero lo bueno es que aquí es necesario para el encuentro de la protagonista con Gaiador. Este encuentro entre Gaiador y Zoe me pareció tan forzado... Fue ridículo, simplemente. En esta escena, Gaiador le dice a Zoe: "te esperaba desde hace mucho tiempo [...] Esta es la primera vez que nos vemos, pero nuestras almas ya se habían encontrado antes", pero, aun así, ella se quede allí. ¡Y eso no es todo! Encima vuelve a verlo. No sé a vosotros, pero a mí, ya sólo con que un desconocido me diga semejante frase, me parecería que no está muy bien de la cabeza y me iría lo más rápido que mis piernas me lo permitiesen.

Respecto a la narración, es bastante normal y sencilla, por lo que se puede leer bastante rápido, pero, aun así, a mí se me hizo muy aburrido y me costó muchísimo avanzar. Incluso los capítulos son cortos, diseñados para que se lea todavía más rápido. Como os digo, es un libro tan superficial y con tantas escenas que no me las acabé de creer, que me costó bastante terminarlo de leer. Y si a eso le añadimos que la narración no ayuda a que el lector sienta el peso de todo cuanto sucede en el libro, pues no había nada que me animase a seguir leyendo.

También hay momentos en los que la protagonista corre peligro, pero en ningún momento se nota que realmente tenga miedo. Sí que se menciona, pero no se siente creíble; sobre todo porque a la protagonista el miedo se le esfuma con bastante rapidez.

Otro de los motivos por los que quería leer este libro era porque trataba sobre la Atlántida, pero, nuevamente, cuando lo leí fue algo decepcionante. No me gustó mucho cómo se trató el tema y, de hecho, las partes que más lentas se me hicieron fueron aquellas en las que se profundizaba en la Atlántida. En parte, creo que esto se debe a que las explicaciones que se proporcionaban no me las acababa de creer, no me hacía sentir como si eso existiese.

Huziel en lo que más se centra es en el romance, y tanto el título como la portada lo prueban. En muchas ocasiones se insertan momentos que únicamente tienen la intención de hacer que Zoe y Gaiador compartan una bonita escena romántica, lo que hizo que la lectura se me hiciese, si cabe, todavía más pesada.

Por otra parte, durante todo el libro la autora le da mucha importancia a las personas que son diferentes de alguna u otra forma, a aquellos que no son como la mayoría y deciden unirse porque no tienen ningún otro lugar al que pertenecer. La idea será todo lo bonita que uno quiera, pero por más que se repita no significa que está ahí, que de verdad se muestra. Al principio del libro se cuenta cómo Zoe y Néstor se han unido porque son diferentes al resto, pero es que la autora ni siquiera nos permite conocer a Néstor o descubrir por qué sufre acoso o marginación, porque no tengo ni idea de cuál de los dos es. Y Zoe porque es la protagonista y solo lo sé porque se cuenta a través de la narración, aunque en ningún momento me lo muestra o me permite descubrir por mí misma qué le sucede a Zoe. Contarlo es lo más fácil, al igual que estar todo el rato poniendo la misma cántiga de que están juntos porque están solos y son diferentes. No, no, no. Eso no funciona así.

Con respecto a los personajes me parece que a Gaiador se le añade demasiado drama innecesario y tampoco se deja conocer demasiado. Sí que sabemos muy bien su pasado, pero en cuanto a personalidad se ha quedado un tanto plano, y lo mismo pasa con Zoe. Son personajes que no se sienten reales y que ni siquiera caen simpáticos.

En conclusión, fue un libro que se me hizo muy pesado de leer ya que sentía que los temas no estaban bien tratados, no lograba conectar con la protagonista, no lograba transmitirme absolutamente nada y el encuentro entre Gaiador y Zoe es poco creíble. Por no obviar que inesperadamente las partes que más me aburrían eran las de la Atlántida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada comentario me hace muy feliz. Me gustaría que comentases para saber qué es lo que piensas.
Te recuerdo que no pongas spoilers sin antes marcarlos, a ninguno nos gusta llevarnos uno, no le faltes el respeto a nadie y tampoco pongas spam, yo siempre trato de pasarme por todos los Blogs que me comentan.

¡¡Muchísimas gracias!! ^^